Inspirelab
facebook twitter email
 
menu1 menu2 menu3 menu4 menu5 menu6 menu7 menu8 menu9 menu10 menu11
 
Dinero, banca y seguros
2008-06-29 21:50:15 ||

En Japón, 43.000 vendedores aceptan el ‘marque y pague’ digital y la cantidad de pagos digitales exceden los 15 millones de transacciones al mes. Estas son buenas noticias para los consumidores que ya no tendrán que hacer cola para sacar dinero de bancos y cajeros automáticos o para (en igual medida) pagar pequeñas compras en negocios o en máquinas expendedoras. Más aún, el dinero digital no es simplemente para realizar pagos, es también información sobre quién y cuándo, información de gran interés para los gobiernos que intentan reducir las actividades ilegales pero también para las empresas que intentan vender en base a nuestra ubicación (recuerden que los teléfonos también tienen un componente GPS) o a nuestros hábitos de compra. La aplicación fatal del dinero digital es obviamente el teléfono celular, que puede actuar como una billetera digital y mostrar balances e historial de transacciones en la pantalla. Los códigos de barra enviados a teléfonos móviles pueden usarse también como e-boletos mientras que las transacciones se pueden activar por teléfono, usando técnicas de verificación de identidad sofisticadas que varían desde claves y números de identificación personal hasta huellas digitales o escaneo del iris. En el futuro incluso se podrá usar el teléfono móvil para tener acceso a la oficina o a su propia puerta de entrada. El fin del efectivo también reducirá drásticamente el costo de manejar transacciones y de realizar flotaciones de efectivo, que agradará a los minoristas. En teoría, incluso se les ofrecerá a los compradores descuentos cuando usen métodos de pago digitales en vez de efectivo, aunque sospecho que la mayor parte de los ahorros irá directo a la línea de fondo o los minoristas cobrarán más caro en pagos en efectivo.

Claro que también hay muchas desventajas en el dinero digital. Las empresas que procesan los pagos pueden vender información a terceros y las investigaciones sugieren que la gente gasta 20% más cuando no pueden ver lo que hay en sus billeteras. A la inversa, las billeteras digitales y las tarjetas pre-pagas deberían atraer a los que no tienen cuenta bancaria y a aquellos que desean enviar dinero en forma instantánea al extranjero (un mercado de $250 mil millones al año en el mundo). Sin embargo, la verdadera desventaja es la pérdida de privacidad y de anonimato que brinda el pago en efectivo, aunque mucha gente estará feliz de intercambiar el anonimato por velocidad y comodidad. Irónicamente, los otros perdedores en el apuro por digitalizar la economía pueden ser los bancos y las empresas de tarjetas de crédito. El dinero digital es una tecnología disruptiva en el sentido que los bancos y otros proveedores de servicios financieros podrían ser ‘desintermediados’ por otros proveedores como los minoristas o las empresas de teléfonos. Por ejemplo, PayPal (que pertenece a eBay) tiene 120 millones de cuentas en 100 países y Wal-Mart o Apple Bank tendrían el mismo sentido. ¿Entonces, dónde deja todo esto a los bancos? Algunos comentadores como Tim Attinger de Visa creen que los bancos se atendrán a transacciones más grandes, simplemente porque los grandes pagos requieren una compleja gestión de riesgo, la falta de pago y los sistemas de disputas, que generalmente es muy costosa y complicada desde el punto de vista del cumplimiento, que aplazará a las entidades no bancarias. Sin embargo, el dinero digital dará vuelta algunas partes de la industria de los servicios financieros porque los bancos y las empresas de tarjetas de crédito ya no estarán a cargo del hardware (chequeras y tarjetas de crédito) o de la distribución (cajeros automáticos y sucursales) y eso solo debe dejar sin sueño a muchas personas. Personalmente, creo que los bancos y las empresas de tarjetas de crédito perderán el control del micro-pago pero las transacciones de mayor valor permanecerán en los bancos y más particularmente en sus sucursales.

Ref.: The Economist (Reino Unido) 17 de febrero de 2007, ‘El fin de la era del efectivo,’
Y ‘Un llamado al efectivo’. www.economist.com
Palabras de búsqueda: efectivo, dinero, bancos, e-dinero, tarjetas de crédito

El riesgo de vivir mucho tiempo

En el año 1840 la gente generalmente vivía hasta los 40 años. 160 años más adelante, la gente en las naciones desarrolladas vive hasta los 80 años con la posibilidad de vivir hasta los 100 asomando en el horizonte. No solamente la longevidad está en aumento, sino que también la tendencia se está acelerando. Esto, obviamente, es una buena noticia para los individuos, pero no tanto para la sociedad en sí. El problema obvio es que habrá demasiados jubilados y faltará gente en actividad. Por ejemplo, en EE.UU., Europa y Japón (que representan el 70% de la economía mundial) el ratio de aquellos de más de sesenta en relación a aquellos de menos de sesenta está destinado a crecer desde 30:70 a 50:50 para el 2027. Estas cifras apenas son novedad para los planificadores del gobierno y los actuarios, pero los banqueros ahora estudian estas cifras para calcular si los mercados financieros pueden usarse para responder al riesgo futuro de vivir demasiado tiempo. En 1840, uno trabajaba hasta que moría o se apoyaba en los hijos. Esto claramente era inaceptable, entonces los gobiernos diseñaron un sistema mediante el cual el ingreso generado por aquellos trabajadores pagaba por aquellos que no trabajaban. Esta transferencia inter-generacional de ingresos funcionó bien mientras que los trabajadores más jóvenes superaban en número a los mayores jubilados, pero una tasa de fertilidad descendiente junto con una mayor longevidad llevó a un desequilibrio. La idea actual, por lo tanto, es que la gente mayor ahorre y pague su propia jubilación, pero esta idea en sí misma es fallida porque la gente no tiene idea de cuánto vivirá. Ahí entran los mercados financieros. Ya hemos visto el tema de los conocidos bonos (cat) catástrofe y los derivados del cat que apuestan a favor y en contra de las catástrofes como huracanes, así que la idea de bonos de mortalidad de apuestas sobre cuánto vivirá la gente es una extensión natural. Esto es precisamente lo que el banco de inversión BNP Paribas hizo unos años atrás. Desafortunadamente, la idea estaba un poco adelantada en el tiempo y había un desequilibrio de compradores y vendedores porque la mayor parte de la gente creía que el tiempo de vida continuaría creciendo. Sin embargo, en referencia a un artículo en el New England Journal of Medicine que dice que el tiempo de vida en realidad puede disminuir en el futuro debido a una mala dieta y a la falta de ejercicio, algunos fondos de inversión libre comienzan a focalizarse en el nuevo riesgo de no morir. Todavía hay problemas, particularmente la falta de datos confiables y precisos, pero se apuesta a que el mercado explotará en algún momento en el futuro y traerá consigo una revolución tanto en los mercados financieros como en las industrias de la salud.

Ref.: Financial Times (Reino Unido) 24-25 de febrero de 2007, 'Muerte y los vendedores’, G. Tett y J. Cheng. www.ft.com
Ver también Financial Times (misma fecha) ‘Demografía puede desacelerar el consuelo de la edad mayor’, C. Brown-Humes.
Palabras de búsqueda: Riesgo, longevidad, envejecimiento, demografía


¿Abrir una cuenta de tiempo prestado?

Si usted quiere tener una idea del nivel de cambio que ocurrirá en los servicios financieros en la próxima década, un buen truco es mirar atrás a los últimos diez años y descubrir lo que no existía entonces y que comúnmente existe ahora. Un caso es el impacto de los supermercados en los servicios financieros. Hace diez años, no se hubiera escuchado hablar de solicitar una tarjeta de crédito o un préstamo en el supermercado. Ahora, Tesco Personal Finance (fundado en 1997) tiene cinco millones de clientes, Sainsbury’s Bank otros 1,5 millones y Asda Financial Services 1,1 millón. En cada caso, el supermercado se unió con alguno de los grandes bancos del Reino Unido. En el caso de Tesco, fue el Royal Bank de Escocia que está feliz de ponerle 'etiquetas blancas’ a sus productos, mientras que Sainsbury’s se asoció a HBOS. Un argumento clave a favor de que los bancos hagan esto es que los supermercados tienen un gran número de clientes (teóricamente) leales que los visitan cada semana, y que los supermercados representan el valor, la calidad y la comodidad (ej. más sucursales y más horas de atención que los bancos), precisamente las cualidades que la gente busca en los servicios financieros. Más aún, los supermercados no son una amenaza directa a las sucursales de los bancos porque cuando se trata de decisiones más complejas y de mayor valor, como las hipotecas, los clientes no confían el consejo a los supermercados. O al menos, esa es la teoría. Hasta ahora, los supermercados están contentos con vender tarjetas de crédito, préstamos para comprar autos y seguros para mascotas junto con frijoles, pero esto podría estar cambiando. Un ejemplo es Asda (ahora parte de Wal-Mart) que está haciendo pruebas de venta de hogares en su pizarrón de noticias online, mientras que Tesco recientemente introdujo un seguro de salud junto con la fruta fresca y las verduras. Entonces la gran pregunta es ¿los supermercados empezarán a vender hipotecas y pensiones también? La industria dice que no, pero yo predigo que sí. Obviamente hay un problema con que los supermercados vendan (o vendan mal) productos financieros complejos, pero tal vez no sean tan complicados una vez que los supermercados pongas sus manos en ellos. Los supermercados son muy buenos en observar las necesidades de los clientes. Las sucursales de los bancos, en cambio, todavía luchan con la idea de que son negocios minoristas y las ofertas de productos siguen siendo demasiado complicadas para el entendimiento del cliente bancario promedio (o del empleado).

Ref.: Varios incluyendo Scotsman (Reino Unido) 20 de enero de 2007. 'Los supermercados barren a los bancos', R. Gallagher. www.scotsman.com
Palabras de búsqueda: Supermercados, bancos, servicios financieros

Un punto de inflexión para la innovación bancaria
En EE.UU. la ley federal dice que ningún banco puede tener más del 10% del total de los depósitos estadounidenses. Sin embargo, siguiendo una ola de consolidaciones durante los últimos diez años (que redujeron a la mitad el número de bancos en EE.UU.) muchos de los grandes bancos estadounidenses se acercan a este límite legal. Esto podría resultar en una extensión del límite, pero es poco probable. De hecho, el cumplimiento y la regulación parecen aumentar. Un resultado más realista es tal vez que este límite sea el punto de inflexión de la innovación, que fuerce a los bancos a buscar el crecimiento en otro lado. Esta podría ser una buena noticia para los clientes. Durante la última década, la consolidación del sector bancario estadounidense causó una reducción significativa de los costos, cuya mayor parte tuvo un efecto negativo en el servicio al cliente. Pero mientras que los clientes puede estar técnicamente infelices respecto de su banco, muy pocas personas hacen algo al respecto, porque el costo de cambiar de banco es demasiado – al menos en términos de tiempo y estrés. En cierto sentido, no es culpa directa de los bancos. A diferencia de otras empresas que venden productos y servicios, los bancos están restringidos por una plétora de reglas y regulaciones respecto de la privacidad, los préstamos justos, la deuda y la seguridad, las cuales actúan como contenedores del flujo de ideas innovadoras para mejorar la simplicidad, la comodidad y el servicio. Pero hay otras áreas donde los bancos definitivamente fallan. Primero, a diferencia de la mayor parte de las empresas enfocadas a los productos, la innovación en los bancos a menudo está impulsada por IT y no I&D. De hecho, I&D como un área o innovación como proceso casi no existe dentro de muchos bancos. Las áreas todavía tienden a ser silos con innovación entre las áreas casi inexistente. De la misma forma, la experimentación en áreas como el servicio al cliente está desmoralizada por fuerzas culturales que son reacias al riesgo y conservadoras. A pesar de todo esto, hay muchos ejemplos de bancos que innovan y rompen barreras. Commerce Bankcorp es uno de los bancos que más crecen en EE.UU. parcialmente porque su Presidente – Vernon Hill – tiene antecedentes en venta de comida rápida y entonces pudo ver las cosas desde una perspectiva puramente de ventas. ING Bank es otro buen ejemplo. A la inversa, hay dos consultores bancarios que tuvieron la idea de crear una tarjeta de crédito para prestatarios de bajo riesgo pero técnicamente insolventes. Ninguno de los grandes bancos estuvieron interesados, entonces los consultores abrieron su propia empresa Capital One, que por supuesto es una de las empresas de tarjetas de crédito más grandes en Estados Unidos. De nuevo, la innovación radical raramente surge de titulares en la industria, entonces tal vez, la mejor estrategia de innovación para las instituciones conservadoras como los bancos sea salir a la caza de ellas en vez de intentar crear las propias. En otras palabras, dejar de intentar innovar desde dentro y salir y encontrar pequeñas empresas que hacen cosas interesantes y comprarlas.

Ref.: Strategy + Business (EE.UU.) QTR 1, 2007, ‘Servicio al cliente innovador: 'La nueva frontera de las sucursales bancarias’ www.strategy-business.com
Palabras de búsqueda: bancos, banca, innovación, ventas


Bancos para mujeres

Tuvimos gimnasios, hoteles, clubes e incluso negocios destinados a la mujer, así que probablemente fuera una cuestión de tiempo antes de que tuviéramos grandes bancos para las mujeres también. La idea se intentó antes. Ejemplos incluyen Citibank's Women & Co., The Royal Bank of Canada, Masrafy Bank en Bahrain e incluso Gremeen Bank en la India que apuntan exclusivamente a la mujer. El último ejemplo es Raiffeisen Bank que puede encontrarse en el ski resort austriaco de Gastein.
¿Pero realmente las necesidades bancarias de la mujer difieren tanto de las de los hombres que se justifica separar el espacio físico con cajeras mujeres y un área de juegos para niños? Creo que ya lo descubriremos.

Ref.: Springwise (Países Bajos) 'Bancarización sobre las mujeres', www.springwise.com 14 de julio de 2006
Palabras de búsqueda: bancos, mujeres, ventas

 

 
 
 
Comentar
 
American Express Mariposa
American Express Butterfly es un diseño de tarjeta de crédito estilo mariposa inteligente, exclusivo para llevar en el llavero....
 
Andalgal√° se presenta en Buenos Aires
El 28 de abril será un día memorable para Andalgalá debido a la presentación conjunta con el Premio Nóbel de Economía en el Hotel Panamericano a partir de las 14 Hs...
 
Las historias principales de lo que se viene
La revolución de la tecnología de la información está en camino, esta es su historia....