Inspirelab
facebook twitter email
 
menu1 menu2 menu3 menu4 menu5 menu6 menu7 menu8 menu9 menu10 menu11
 
Brillantes Creaciones
2008-06-20 21:59:07 ||

Con tres edificios en construcción este año, Thomas Heatherwick es uno de los jóvenes arquitectos del Reino Unido más observado. No lo llame simplemente arquitecto - el también es responsable de una escalera de acero ondulado de 55 toneladas en la ciudad de Nueva York, un puente hidráulico a través del canal que vierte sus aguas al Río Támesis que puede enroscarse en sí mismo en forma de bola para abrir el camino a barcos que transitan por el lugar, y la escultura más alta de Inglaterra. La ecléctica variedad de proyectos hace que sea imposible ponerle un cartel a Heatherwick: El Tate Modern lo incluye en la lista de artistas, pero UK Design Council lo considera un ingeniero. "A menudo logra sus proyectos desafiando la gravedad, y hay una gran cantidad de ingeniería magistralmente utilizada," dice David Kester, presidente del consejo, que recientemente entregó a Heatherwick el codiciado Premio Príncipe Philip. Desconcertada, en un documental reciente, la BBC se refirió a él simplemente como el "nuevo Leonardo da Vinci". Más allá del título, - y Heatherwick, a propósito, prefiere el de diseñador - apuntó a la intersección del arte, la ingeniería, el diseño y la arquitectura.

Galería de Fotos:
Haga clic en los íconos superiores para ver alguno de los trabajos de Thomas Heatherwick.

Retrato:

Cuando tenía 6, Heatherwick bosquejaba planos en anotadores desparramado en el piso de la sala de estar. Inventaba diseños de puentes levadizos con control remoto y toboganes con suspensión neumática - y luego intentaba unir piezas de basura y partes usadas del taller mecánico cercano a su casa de Londres. En esos días, lo inspiraba el trabajo del caricaturista W. Heath Robinson, que representaba artefactos absurdos para tareas simples, como una máquina maciza impulsada por poleas y un pedal que pelaba papas. "Me emocionaba inventar cosas que no existían," dice. "Pero cuando crecí, descubrí que a los inventores los consideraban locos. Eran ermitaños - raros, ermitaños despeinados." Para evitar dicho destino, Heatherwick estudió diseño en 3D en la Universidad Metropolitana de Manchester y en la Escuela Real de Arte. Pero la escuela no era lo más apropiado: "Te dan cajas para elegir, y ninguna es la correcta. Yo traté de hacer mi propia línea en el medio."

En la actualidad, Heatherwick, 37, trabaja en un estudio de Londres (London studio) en una calle residencial tranquila a la vuelta de la aglomeración urbana de la estación King's Cross. Desparramados en el espacio de dos pisos se encuentran las sobras de su proceso creativo: Modelos en miniatura de cruces de canales y otras estructuras ocupan casi toda la superficie disponible; hay muestras de edificios apoyados en las paredes. "Pienso en este estudio como un gran proyecto de investigación," dice. Los resultados de esta investigación están a la vista en todo el Reino Unido y en Nueva York, y aproximadamente para el año próximo terminará un templo budista curvilíneo en Japón y reformará una instalación periférica de deportes y recreación de Hong Kong.

Heatherwick prueba sus ideas más exorbitantes en un taller atiborrado de herramientas y equipos en la planta baja de su estudio. A medida que el proyecto comienza a despegar, generalmente lo saca del sitio, algunas veces a depósitos y fábricas, otras veces a espacios públicos donde finalmente se instalará el trabajo. Una fría mañana de invierno, me mostró una foto de una de estas instalaciones, un puente prototípico construido en el Colegio Imperial de Londres especializado en ciencia. En la foto instantánea, uno de sus diseñadores está parado sobre una larga fila de paneles de vidrio que parecen sostenerse en el aire. No hay ningún soporte debajo; las más de 1.000 piezas de vidrio se quedan en su lugar porque están unidas por 800 toneladas de presión suministradas por una enorme prensa mecánica de tornillo subterránea que presiona el ensamblado de ambos lados.

Uno de los proyectos recientes de Heatherwick es un edificio largo y angosto de acero corroído ondulado que parece haber sido traído por la corriente a la costa rocosa de Littlehampton, Inglaterra, como un tanque retorcido por una tormenta. Plantificado en una meseta entre la playa de la comunidad y sus casas Georgianas de marfil, la estructura en realidad es un restaurante - el East Beach Café - que sirve comida casera grasosa en un comedor con vistas al océano Atlántico y ofrece el servicio de helados soft (de máquina) Mr. Whippy en un bar de comidas para llevar. Con la apariencia del casco de un barco más que de un edificio convencional, el interior da la sensación de una cueva subacuática. "Es una prueba," dice Heatherwick. "Cada proyecto es un experimento."

 

 
 
 
Comentar
 
American Express Mariposa
American Express Butterfly es un diseño de tarjeta de crédito estilo mariposa inteligente, exclusivo para llevar en el llavero....
 
Andalgal√° se presenta en Buenos Aires
El 28 de abril será un día memorable para Andalgalá debido a la presentación conjunta con el Premio Nóbel de Economía en el Hotel Panamericano a partir de las 14 Hs...
 
Las historias principales de lo que se viene
La revolución de la tecnología de la información está en camino, esta es su historia....